LOS CICLOS COSMICOS, LOS EVENTOS, EL CICLO DEL MAL Y LA FUERZA DEL ANIMODAR (II)

En anteriores artículos desentrañábamos las técnicas y el procedimiento para conjeturar eventos y elecciones astrológicas vinculadas a los ciclos mundiales y cómo se pueden recoger las tendencias astrológicas predominantes en los distintos momentos para obtener la ocasión de llevar a cabo acciones hacia un final deseado. Lamentablemente hay elecciones que tienen como objetivo una acción […]

LA ASTROLOGÍA HISTÓRICA. LA CIENCIA SAGRADA EN EL DESCUBRIMIENTO DEL NUEVO MUNDO. CRISTÓBAL COLÓN Y SUS VIAJES A AMÉRICA

Bien es sabido que la Astrología a lo largo de la historia ha sido vital en numerosos acontecimientos sociales y políticos. No hace tanto tiempo era una ciencia muy tenida en cuenta y de especial importancia en la toma de decisiones que finalmente supusieron un paso gigantesco en la historia de la Humanidad. Uno de […]

EL “THEMA MUNDI” O LA GENITURA DEL MUNDO Y SU APLICACIÓN EN ASTROLOGÍA

Un tema interesante dentro de la astrología clásica estudiado en la antigüedad pero que desafortunadamente hoy no tiene gran repercusión, sino entre los astrólogos clásicos, no exento de debate y que convendría acotar y en cierto modo que podría dar para trabajos ciertamente relevantes y una buena línea de estudio e investigación para conocer más […]

LOS CICLOS MUNDIALES (II) Y EL MOVIMIENTO DESDE LA TRADICIÓN. TEORÍA DEL TIEMPO CIRCULAR

Desde la tradición científica y astrológica los acontecimientos y eventos cósmicos a nivel mundial o de grandes civilizaciones y territorios ha sido objeto de análisis e investigaciones que han dado lugar a numerosa bibliografía astrológica. En un artículo anterior (Astrología y ciclos planetarios ) ya detallamos los tipos de ciclos astrológicos que la tradición nos […]

LOS CICLOS MUNDIALES Y LOS EVENTOS. LA FUERZA DEL ANIMODAR

En la conjetura astrológica se presenta fundamental integrar el contexto y el orden natural sobre la aplicación en el orden social. Es esencial tener claros los procedimientos astrológicos para una correcta aplicación sistemática de la técnica astrológica para discernir los filtros necesarios que proporcionen una conjetura clara y acertada con seguridad que nos aleje de […]

APLICACIÓN DE LA COSMOLOGIA CLASICA Y LA GEOMETRIA SAGRADA, LA TRIGONOMETRIA ESFÉRICA Y EL NÚMERO AUREO

Las ciencias en la visión del mundo y el modelo de pensamiento en la ciencia clásica se expresaban sobre la base de la comunión que vincula el todo con la parte. La superespecialización científica actual en la modernidad desvincula el todo y las partes o al menos causa sensación de independencia de unas con otras, […]

LA TOMA DE LA HORA DE NACIMIENTO EN LA ASTROLOGIA CLÁSICA. EL AJUSTE DE LA CARTA NATAL

Un asunto esencial en cualquier análisis de un tema astrológico y que suele generar incertidumbre, especialmente entre los estudiantes de astrología o los poco experimentados y que puede suponer conjeturas equivocados es el ajuste de la carta natal. Desde la tradición, los astrólogos clásicos desarrollaron un sistema de ajuste que fue posteriormente generalizado.

La difusión de la técnica lo encontramos más fácilmente identificada en el Renacimiento con numerosos tratados astrológicos con empleo de las mismas técnicas entre ellos para la realización del ajuste de la carta natal.

tetrabiblosRealizaremos desde aquí una breve prospección de cómo y con qué recursos han contado los grandes astrólogos para llegar al punto donde la técnica ya depurada es mejor aplicada por muchos autores que incluyen en sus tratados las técnicas de ajuste de las natividades.

Se pretende concretamente con esto llevar a cabo un trabajo que dé luz sobre los procedimientos que desde la antigüedad hasta nuestros días han perdurado y que nos dan garantías de éxito en el ajuste de la hora de nacimiento pues éstos provienen de la tradición.

Para ellos nos fijaremos en uno de los astrólogos que mayor influencia han generado en occidente. Ptolomeo en el tetrabiblos en relación a la toma de la hora de nacimiento nos indica lo siguiente: “ Frecuentemente se duda del primer y principal momento, es decir, la hora de la natividad. Solo el astrolabio puede señalar el minuto preciso, mientras que los otros instrumentos que sirven para señalar el tiempo son más engañosos. De hecho, las esferas solares fallan, porque no están bien puestas, o porque sus gonoms no concuerdan exactamente con la línea meridiana. En cuanto a los relojes acuáticos, no concuerdan entre ellos en razón de las diferentes naturalezas de las aguas. Es, por tanto, necesario hallar un método con el cual se pueda, por una razón física y consecuente, encontrar en el zodiaco el grado que monta sobre el horizonte.

Tomando sobre la hora que supone el grado ascendente, encontrado por las ascensiones, tomaremos la conjunción o la oposición que ha precedido al grado del luminar que está sobre la tierra. Hay que averiguar qué planeta es señor de este grado, siguiendo las 5 prerrogativas, que hemos anteriormente mencionado, y que son la triplicidad, la casa, la exaltación, los términos y la aparición o la configuración. Por consiguiente, después de haberse encontrado algún planeta que tenga afinidad con este grado será preciso ver cuál es el grado que tiene este planeta en el tiempo del parto, y según sea este, miramos si uno semejante (de signo ascendente) sube encima del horizonte”.

A este respecto decir que puede no quedar claro pero dado que la luna es un planeta decisivo en los partos, las lunaciones son especialmente importantes. Así Guido Bonatti nos lo indica en el capítulo del “Liber Astronomiae”: “Cual es el grado del ascendente de la natividad. El método para descubrir el grado antedicho”:

guido“El método para descubrir este acontecimiento, según la autoridad de nuestros predecesores advierten es este (animodar – Al-Qabisi, Al- Biruni).  Para ello se tomará la hora de salida del recién nacido del útero materno de la mejor manera posible y con la mayor seguridad posible, con un astrolabio o cualquier otro instrumento por el cual se disciernan las horas (pero con un astrolabio sería la mejor manera posible de certificar la hora que con los otros). Sin embargo, con esto no se puede estar completamente seguro de un punto concreto sin dudar. De ahí que para eliminar todas las dudas y para que se pueda tener un cierto cálculo constructivo, y para que se pueda estar seguro hasta un punto concreto con respecto a lo mencionado anteriormente (desde donde tomar la hora de la natividad tan próxima como se pueda) a través de uno mismo o mediante instigación de otro (ya sea de “parteras” – entendemos matronas – o similares). Y así se le puede mostrar un cálculo determinado y examinado, se calculará la posición de los planetas a una hora no muy cierta y se verificarán los lugares y las cúspides y se erigirá la figura de acuerdo con la ascensión de la región (punto del cielo) en la que están y luego se tomará el grado de la conjunción (de los luminares) más cercana a la natividad o, si la natividad fuera prevencional, el grado de la prevención. Luego se mirará el almutén en ese grado de la figura erigida”.

Asímismo, otros astrólogos anteriores a Guido Bonatti, nos encontramos el “Libro de las natividades” de Albubather y en el enunciado del capítulo 3 nos encontramos lo siguiente: “Cálculo del animodar y la hora de penetración del semen en la matriz”. Es importante señalar que el autor en este capítulo utiliza el término animodar para la realización del ajuste pero describe otra de las técnicas que desde la tradición se nos ha legado para la toma de la hora de nacimiento: La Trutina de Hermes.

Otro ejemplo del uso del animodar como técnica para tomar la hora de nacimiento la podemos encontrar en otro astrólogo muy conocido. Ali Ben Ragel en el Libro conplido de los iudizios de las estrellas en el capítulo X del primer libro “habla de conocer el almuten de la conjunción y de la oposición”, referido al nacimiento o la cuestión (astrología horaria).

ali ben ragelNo obstante lo dicho, no es tarea sencilla encontrar en los astrólogos anteriores al Renacimiento una forma de ajuste sistematizada en esta cuestión. Pero si avanzamos hacia los renacentistas, se puede observar cómo para buscar el lugar exacto de colocar el ascendente de la natividad si se observa una sistematización de la técnica, o al menos una explicación que hoy nos resulta más sencilla.

Las técnicas utilizadas para la toma de la hora de nacimiento correcta o ajuste de la natividad eran: Animodar, Trutina de Hermes y acontecimientos.

De esta manera Demetrio Santos en la traducción del Horoscopo de Felipe II realizado por Matias Haco describe perfectamente como para la rectificación de la carta Haco sigue los postulados de Ptolomeo (Animodar) y Hermes (Trutina), limitándose a seguir la doctrina de Manilio, Doroteo de Sidón, Ptolomeo, Firmico Materno y Hermes entre los antiguos y de Albumasar, Al-Kindi, Albubather, Ali Ben Ragel y Ben Ezra en los posteriores arábigos.

animodar schonerNo menos coincidente es el tratado astrológico de Johannes Schoner que utiliza las mismas técnicas para el ajuste de las natividades en los “3 libros de los juicios de las natividades”.

Por último y por citar algún ejemplo más, podemos concluir con el texto de Diego Perez De Mesa (catedrático de la de la Universidad Complutense -1586 hasta 1595 – fundada por el cardenal Cisneros) “De diferentes modos de levantar figuras”, trutina diego perez de mesaen la que cita y explica la forma de hallar el animodar, posteriormente describe la Trutina de Hermes y por último indica la forma de ajustar el ascendente por los accidentes sufridos por el nativo.

 

Roberto Roda

BIBLIOGRAFÍA:

  • Astrología judiciaria (Eudes Picard)
  • Tetrabiblos (Ptolomeo)
  • Sobre las natividades (Albubather, traducción de Demetrio Santos)
  • Libro conplido en los Iudizios de las estrellas (Ali Ben Ragel)
  • Liber astronomiae (Guido Bonatti)
  • El horóscopo de Felipe II (Matias Haco, traducción de Demetrio Santos)
  • Opera Mathematica (Johannes Schoner)
  • Tratado de astrología “De diferentes modos de levantar figuras” (Diego Perez de Mesa)
  • La interpretación astrológica (Demetrio Santos)
  • Investigaciones sobre astrología (Demetrio Santos)

LA CUANTIFICACIÓN EN LA ASTROLOGÍA CLÁSICA. DIGNIDADES Y DEBILIDADES PLANETARIAS EN LOS TEMAS NATALES

Una de las cuestiones de la interpretación y conjetura de un tema natal que se debe considerar esencial para evitar errores en esta es la cuantificación del tema para tener una idea general de la carta completa.

Y dentro de este apartado fundamental se encuentra la cuantificación de las dignidades y debilidades planetarias accidentales que dará un valor determinado a la acción extrínseca de los planetas.

Pero para comprender mejor las acciones de los planetas deberemos centrar las acciones de éstos según las distintas posibilidades: La fortaleza y la virtud de los planetas. La fortaleza intrínseca o extrínseca y la acción esencial de cada planeta.

FORTALEZA Y VIRTUD

Estos 2 conceptos son fundamentales para entender las dignidades y las debilidades planetarias y Morín de Villafranche fue quien mejor las explicó:

morin“La fortaleza de un planeta y su virtud se diferencian en que virtud, propiamente dicho, significaría su naturaleza elemental o influencial, por medio de la cual el propio planeta actúa, y, en cambio, por fortaleza se entiende la cantidad de dicha virtud. Por ejemplo, dos imanes de igual tamaño, de los cuales uno elevaría dos libras de hierro y el otro doce, son obviamente idénticos en cuanto a virtud, -puesto que uno y otro tienen una virtud del mismo género, es decir: atraer el hierro-, pero difieren por su potencia o fortaleza, ya que no tienen ambos la misma cantidad de tal virtud. Por lo tanto, la fortaleza de un planeta parece definirse correctamente si se dice que es la cantidad de virtud con la cual actúa el propio planeta. Pero hay dos tipos de fortaleza de un planeta: la intrínseca y la extrínseca. Intrínseca es la que mide la cantidad de virtud intrínseca por la cual dicho planeta actúa por sí mismo, e indica cuánta es la potencia, por ejemplo, del Sol (considerado según su luz, calor e influencia, que son las cosas por medio de las cuales obra per se). Pero la extrínseca es la que mide la potencia del planeta a partir de elementos extrínsecos, es decir: su estado en el Cielo, posición respecto al horizonte etc. Pues en estas circunstancias no se dice que el planeta actúa por sí mismo, sino por accidente, en la medida en que dichas circunstancias le ayudan, obstaculizan o determinan para actuar per se. Pero, aunque ambas fortalezas se pueden considerar en virtud de su naturaleza elemental o influencial, a pesar de ello, aquí hemos decidido atender solamente a su fortaleza influencial y exponer la misma”.

A través de esta explicación Morin diferencia magistralmente la naturaleza esencial y la accidental de un planeta, su fuerza y su virtud.

No obstante, con el paso del tiempo y muy especialmente desde finales del Renacimiento y sobre todo desde la Ilustración, el sistema clásico de cuantificación sobre las dignidades y debilidades planetarias  accidentales según la posición de los planetas en un tema natal ha venido transformándose y reduciéndose la fortaleza o debilidad de un planeta, por tanto, su dignidad o debilidad accidentales se valoran actualmente “grosso modo” según su posición zodiacal, su posición domal y sus aspectos.

Con esto es probable que en algunos casos por pretender realizar una conjetura con cierta rapidez, pueda llevarnos a error al interpretar una buena posición del planeta o viceversa, cuando según la cuantificación clásica el resultado de esto sería completamente diferente.

Para ver cómo en realidad se realizaba la cuantificación en el mundo clásico nos centraremos en varios ejemplos de astrólogos renacentistas:

APLICACIÓN PRÁCTICA

En primer lugar veremos un ejemplo claro sobre un horóscopo conocido y bien explicado. Nos hemos centrado en la cuantificación del horóscopo de Felipe II que Mattias Haco realizó por encargo de su padre Carlos V.

Los clásicos para cuantificar la fortaleza de los planetas solían utilizar varias posiciones planetarias accidentales, al menos tenían en cuenta muchas más que las que actualmente se utilizan.

Veamos la cuantificación de algunas partes del tema natal de Felipe II que Mattias Haco incluye en el texto del libro:

Sin título

Y sobre la traducción de Demetrio Santos tenemos la cuantificación de dignidades y debilidades planetarias:

IMG_6642

Otro ejemplo claro que en el que se puede apreciar la cuantificación clásica es en el magnífico compendio astrológico realizado por Johannes Schoner. Veamos algunas de las reglas en la cuantificación que incluye en el libro, para los planetas:

Schoner

A continuación tenemos el ejemplo de cuantificación sobre un horóscopo real:

schoner 3

schoner 2

Como se puede observar, los elementos a coordinar para una conjetura correcta eran significativos y no se limitaban únicamente a posición en signo, posición por casa y por aspectos.

Esto obviamente, requería un gran conocimiento de las técnicas astrológicas y el dominio de todas las posiciones accidentales posibles.

Otro ejemplo claro lo tenemos en las cuantificaciones realizadas por Cipriano Lobicio en su “Libro de los nacimientos”:

lobicio

IMG_6644De esta manera finalmente pondremos un ejemplo de cómo se cuantificaba la fortaleza de las posiciones accidentales de los planetas, de un libro excelente por lo exhaustivo en la explicación de Antonio De Najera en su “Summa astrológica”. Como se puede apreciar, los astrologos renacentistas en los tratados de astrología incluyeron perfectamente esta parte, sin obviarla tampoco en los ejemplos prácticos de sus tratados con ejemplos prácticos sobre horóscopos reales, ya que lo verdaderamente importante era la conjetura en el tiempo pero sin olvidar la parte descriptiva del tema natal.

De esta manera idénticamente nos podemos encontrar esta misma cuantificación en el tratado de astrología “Diferentes modos de levantar figuras” del catedrático Diego Pérez De Mesa:

Diego Perez de Mesa

CONCLUSIÓN FINAL

Quizás en estos tiempos en los que habitamos y cuya convulsión se debe en buena parte al cambio cíclico que estamos a punto de sufrir y ser presentes y partícipes de él, en el que como se puede apreciar toca revisionismo en todos los asuntos importantes y facetas sociales, debemos ser especialmente críticos en el colectivo y aprovechar la coyuntura política, social y cultural para investigar sobre las técnicas astrológicas heredadas de la tradición para tratar de cuestionar si la modernidad no nos ha llevado a un reduccionismo peligroso en la aplicación de la técnica de algunos asuntos astrológicos  como la cuantificación en la parte descriptiva de la astrología judiciaria o natalicia.

Roberto Roda

BIBLIOGRAFÍA:

  • Libro XVIII de la Astrología Gallica de Morin de Villefranche (traducción de Pepa Sanchís)
  • Libros XIII y XXI de la Astrología Gallica de Morin de Villefranche (traducción de Pepa Sanchís)
  • Ningún tema astrológico debería conjeturarse sin cuantificar (Mariano Aladren)
  • Tratado de astrología “De diferentes modos de levantar figuras”. (Diego Pérez de Mesa)
  • 3 libros de los nacimientos (Cipriano Lobicio)
  • Opera Mathematica (Johannes Schoner)
  • El horóscopo de Felipe II (Mattias Haco) (Traducción de Demetrio Santos)
  • Summa astrológica (Antonio de Najera) (Colectivo de astrólogos de la antigua Corona de Aragón)

 

CICLOS MUNDIALES. CONJUNCION MARTE – SATURNO

En la modernidad para conjeturar un tema mundial se utilizan los ciclos clásicos habituales (conjunción Júpiter – Saturno, 0 Aries, ciclo Saros, las 32 revoluciones de Saturno, Fridarias, lunaciones, etc), pero hay un ciclo planetario no muy común en las conjeturas y que puede ayudar y facilitar al astrólogo en la deducción e interpretación de los eventos mundiales: Ciclo Marte – Saturno o también llamado ciclo del mal. Este es un ciclo que se usaba en la antigüedad con frecuencia y que ayudaba a los astrólogos a predecir los momentos de mayor tensión, así como los lugares donde con mayor probabilidad se producirían.

En esta ocasión hemos buscado un astrólogo que describiera con solvencia los significados de la Conjunción Marte – Saturno. Para esta tarea nos hemos fijado en Guido Bonatti, astrólogo italiano del S. XIII, cuya exposición sobre este ciclo es excepcional y asombrosamente concreta.

¨La 3ª conjunción es la conjunción de Marte y Saturno que comienza en el principio de Cáncer o en el grado 1 o al menos en este signo y se produce cada 30 años.

250px-Guido_BonattiPero podrías decir “¿porqué se considera el comienzo de la conjunción de Marte y Saturno (ciclo) en Cáncer cuando también conjuncionan en otros signos e igualmente en otras triplicidades, como lo ha  cen en Cáncer?”. Para poder responder esto se considera el comienzo en Cáncer, porque esta es la peor (de las conjunciones) que se pueden dar; y la conjunción que hacen en Capricornio es menos maliciosa porque están en recepción mutua y el mal está disminuido. Capricornio es dignidad, domicilio de Saturno y exaltación de Marte, cuando Cáncer es detrimento de los 2 porque en él están muy impedidos. Y de cualquier forma están los maléficos mucho más impedidos y hacen cosas peores y su malicia y detrimento es mayor. Porque en los otros signos no manifiestan detrimento. Y ese daño en los otros (signos) no mata como lo hacen en Cáncer; porque allí (en Cáncer) tienen lugar los cambios en el mundo, tanto como los grandes accidentes, los cuales no ocurren en otros signos.

Los Reinos cambian, y se producen terribles guerras, con los consiguientes muertos, sofocaciones, capturas, destrucción de Reinos, fuegos, derramamiento de sangre, mortalidad, esterilidad y muchas pestilencias.

Y si fueran orientales (Marte y Saturno en la conjunción) las cosas significadas se producirían rápido tanto como se distancien del Sol. Y si fueran occidentales las cosas que significan se retrasarán.

Se considerará el ascendente de la conjunción cuando se produzca la conjunción (en el mismo minuto). Y se mirará el número de grados de longitud hasta el Sol. Si un signo fijo estuviere ascendiendo, y ellos mismos fueran occidentales, significarán los años en los que acontecerán lo que significan, de acuerdo al número de signos en grados de distancia que se tomen desde ellos hasta el Sol. Y si fueran orientales en vez de años pon meses. Y si el signo fuera móvil en vez de años pon semanas si fueran occidentales. Lo mismo si fueran orientales, pon días en vez de semanas.

Y para dar un signo por año, da 2º 30´a cada mes, y una semana por cada 37´30¨, y un dia por cada 5´21¨, porque con esos tiempos se producen las cosas que significan si has estimado el ascendente de la conjunción bien.

De cualquier manera, debes considerar si el angulo de la 1ª casa es correcto. Porque si fuera correcto (toda la casa en un solo signo) esto ocurrirá de acuerdo a como te he dicho, en los mismos tiempos. Si esto no fuera así, las cosas ocurrirían de otra forma; porque si el angulo contiene menos de 30ª, los significados se retrasarán, si un signo contiene 2 casas. Si de otra forma contiene más de 30ª los significados ocurrirán rápido y se acelerarán.

Encontes si el 5º grado de Leo está en la 1ª casa y el 27º de este en la 2ª casa (entre el 5º y el 27º esté la primera casa), de forma que este signo esté en 2 casas las cosas significadas se retrasarán 1/10 parte, así como 1/10 parte del signo cae en otra casa. Y si más de esta 1/10 parte cayera en ella, la cosa significada se ralentizaría más. Y si 1/9 de ello cayera en otra casa el significado se ralentizaría 1/9 del tiempo. Y así con el resto de partes del signo.

Pero si un signo fuese encerrado (interceptado) como si los 28º de Piscis estuvieran en una casa y los 3º de Tauro en la 2ª casa, de esta forma Aries estaría encerrado en la 1ª casa y la cosa significada aceleraría de acuerdo con la cantidad de grados que contenga más allá de los 30º y que debiera haber caído en la 2ª casa (que son 2º de Piscis y 3º de Tauro) y así la cosa significada se aceleraría en una sexta parte de su tiempo, justo lo mismo que una sexta parte de un signo cae en esa casa más allá de lo que debiera haber sido de acuerdo con el tamaño de los ángulos.

Y si el ascendente (de la conjunción Marte – Saturno en Cáncer) estuviera en un signo que se eleva en menos de 2 horas iguales, significa días. Y si hubiera entre ellos tantos grados como un signo entero, es decir 30 grados, significará meses. Y si el signo ascendente se eleva en más de 2 horas, significa años, según la proporción mencionada en grados y minutos que dije.

Incluso se debe saber que las cosas significadas por esta conjunción a menudo caen sobre aquellos que se significan por el signo que ascendía a la hora de su perfeccionamiento, o por su señor, y por lo tanto con respecto al signo en el que se encuentra su conjunción.

Y si estuvieran en la parte este cuando se completara la conjunción, es decir cuando se juntaran en un mismo minuto, o fueran orientales, significa que las cosas significadas sucederán en el este.

Y si estuvieran en el sur, sucederán el en sur. Y si fueran occidentales, o estuvieran en la zona occidental, sucederán el oeste, pero si estuvieran en el norte o estuvieran al norte de los planetas, sucederán en el norte.

Cáncer, como dije, es el detrimento de Saturno y Marte, porque está opuesto a Capricornio (que es el domicilio de Saturno y la exaltación de Marte). Y el séptimo signo del domicilio y exaltación de estos mismos planetas, y se dice que es el detrimento de estos planetas. Aries está opuesto a Libra (que es la exaltación de Saturno). Pero no está opuesto a dignidades de Marte, al contrario, Aries es su dignidad (domicilio).

Tauro esta opuesto a Escorpio (que es el domicilio de Marte), pero no es la oposición del domicilio o exaltación de Saturno. Cuando la conjunción comienza en otros signos, u otras triplicidades son menos (perniciosos) que cuando la conjunción comienza (ciclo) en Cáncer. En efecto, Géminis no es la oposición del domicilio o exaltación de ellos”.

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

Libro de Astronomia (Guido Bonatti).

LAS CRISIS VITALES EN LA CARTA NATAL. HILEG, ALCOCODEN Y LOS RIESGOS PRONOSTICABLES. UNA APLICACIÓN PRÁCTICA

La vida y la muerte, así como los riesgos para la vida y la salud siempre han formado parte de cuestionamientos filosóficos, metafísicos y gnoseológicos, pero también han sido fuente de estudio práctico desde la antigüedad en todas sus ramas científicas, desde la salud y la medicina hasta la filosofía, integrándose por supuesto también en el corpus astrológico.

Es pues la prognosis, el objetivo fundamental que desde el principio de los tiempos en la observación del cielo generó el desarrollo del modelo filosófico que alumbró la ciencia astrológica. muerteLos movimientos de los astros en forma circular y los distintos elementos de la cúpula celeste tras el paso del tiempo en la observación directa de éstos en concordancia con eventos que se producían cíclicamente resultaban ser similares en cuanto a los efectos en la Tierra según unas determinadas posiciones en la bóveda celeste.

De estas primeras conjeturas nace hace algunos miles de años la ciencia astrológica proveniente de la explicación del modelo filosófico de la relación causa – efecto / macrocosmos – microcosmos (el todo y la parte).

De esta forma las sociedades que lejos del desarrollo tecnológico de la modernidad crearon una herramienta que amortiguase los efectos de los elementos naturales y del paso del tiempo sobre ellos. Así mismo, ya más elaboradamente desde el Renacimiento y especialmente en la edad moderna fue generalizándose no solo el estudio de los efectos del cielo sobre las sociedades y civilizaciones y sus mandatarios (Reyes y reinos) sino sobre el resto de personas a través de la difusión de la astrología judiciaria en el medio período[1].

Con lo que es posible en función de esto observar las cualidades descriptivas y los puntos débiles de cada persona que nos pueden además de ayudar a orientarle en los diferentes campos y aspectos de la vida, sino también el estudio del tiempo que genera una carta astral y los posibles efectos benéficos o perjudiciales del paso del tiempo.

En una carta natal es posible observar según el movimiento de los diferentes elementos, los efectos del paso del tiempo y los diferentes escenarios que en ese tiempo concreto se desarrollarán, siempre que seamos certeros en la conjetura.

De esta manera en una carta natal podremos ver la vida y su inicio, así como su desarrollo y los puntos de crisis en el crecimiento evolutivo del individuo.

Esta es una forma de proceder que actualmente no es la predominante en la consulta astrológica moderna que se centra más en la parte descriptiva y psicológica.

Pero lo mismo que en una carta natal se puede observar el nacimiento y el desarrollo del individuo y los diferentes “accidentes” y efectos del paso del tiempo, podemos observar también la forma y las crisis vitales más importantes, incluso aquellas que pueden llevar a la muerte.

Es en esta última parte en la que nos vamos a detener y sobre la que vamos a aplicar la doctrina de la astrología del medio período, judiciaria o natalicia.

APLICACIÓN PRÁCTICA

                Para poder comprobar sobre el papel cómo funciona la astrología judiciaria y las técnicas astrológicas para estudiar el paso del tiempo y entender cómo operan las fuerzas naturales y celestes sobre las sociedades y los seres humanos nos centraremos en un ejemplo de una persona de fama cuyo horóscopo es conocido y por tanto los acontecimientos importantes de su vida también

Michael Schumacher 1Michael Schumacher (para quien vaya un poco despistado) es un expiloto alemán de Fórmula 1, que compitió desde 1991 hasta 2006 y desde 2010 hasta 2012. Ha ganado 7 campeonatos del mundo y es el más laureado de esta competición, no habiéndole superado en número de campeonatos ningún otro piloto hasta ahora. También fue en su momento el piloto más joven en ganar un gran premio de Fórmula 1, siendo además el piloto que más puntos ha conseguido en la historia de esta categoría. El 29 de diciembre de 2013 sufrió un gravísimo accidente mientras practicaba esquí con su familia en las vacaciones navideñas en la estación francesa de los Alpes de Méribel, esquiando fuera de pista. En la actualidad se encuentra recuperándose de las graves lesiones que sufrió en su cabeza, ya que estuvo varios meses en coma debatiéndose entre la vida y la muerte. Aunque no han trascendido grandes detalles sobre su recuperación, el expiloto no puede hablar ni caminar.

Veamos la carta natal según la hora oficial de nacimiento

natal armon

En artículos anteriores hablábamos de morfologías características de los planetas. En este caso podremos ver como las morfologías también pueden ayudarnos a complementar el ajuste de una carta natal. Desde un principio vemos como Saturno natal se emplaza en la casa 12 y en Aries lo que indica que puede haber algún tipo de conexión entre el tipo de accidente (Saturno – caída) y la zona afectada (Aries – cabeza). Michael Schumacher 2Es especialmente importante observar cómo es una carta con 2 casas maléficas muy grandes (C6-C12) y ocupadas por los planetas maléficos aunque estos se encuentran en gozo, así que es muy probable que entre otras razones esta cualidad accidental de los planetas haya podido influir en la resistencia del expiloto, por lo que es de suponer que deben tener una importancia mayor que otras casas en la conjetura de la natal.

Debido a que tenemos un acontecimiento muy singular a la hora de aplicar la conjetura y para no extendernos en exceso, utilizaremos en el ejemplo el accidente ya que supone un hito importante en la vida del expiloto alemán pues la transformación se da en todos los planos energéticos. El ascendente por tanto quedaría en los últimos grados de Tauro después de aplicar para el ajuste de la natal Animodar, acontecimientos y Trutina de Hermes tal y como hacían los clásicos.

Pero pasemos al desarrollo del procedimiento. Dada su posición, podemos afirmar que el Sol en esta carta es Hileg.

Para ajustar la carta por acontecimientos nos fijamos en el accidente que sufrió en 2013, confirmado por el ciclo de resonancia planetaria para esencial para los seres humanos, C60 (desarrollado por Demetrio Santos).

C60

Una cuestión importante en cada carta natal es encontrar el Anareta (planeta que mata). En el caso actual está bastante claro, pues Saturno que está en orbe con el Sol en casa 12 y accidentalmente muy mal dispuesto (Aries) le hace una cuadratura en el natal. Por lo que podríamos aventurar que la muerte le vendría naturalmente sobrevenida por el tipo de muertes  que provoca Saturno (caídas). Seguramente al estar en gozo le ha procurado una salida pues le ofrece resistencia. Es muy probable también que Saturno sea Alcocoden en esta carta. El debate interesante podría darse en si el Alcocoden le da los años medianos o menores y si se añade o resta tiempo, aunque esto último no parece muy probable. En cualquier caso los años medianos de Saturno le proporcionaría la protección durante 43 años y medio.

Es interesante ver cómo la crisis del momento está producida en un entorno muy saturnino como es la montaña y le afecta en la zona en la que se encuentra Saturno en la carta natal (Aries – cabeza).

Pasemos a ver la Revolución solar del año 2013.RS 2013 con divisor

Se observa que Mercurio se sitúa sobre casa 8 y volviendo al signo en el que se encuentra en el radix. Otro dato significativo es que el atacir de la RS se encuentra transitando su casa 12 cuando tiene el accidente. Por otra parte vemos como Saturno lanza un sextil de mala calidad al Sol, por lo que podríamos entenderlo como un ataque al Hileg.

asc RL 2013

Si observamos la Revolución lunar del mes de diciembre de 2013 vemos como el asc de RL se encuentra sobre la casa 1 del natal. Vemos como Marte en mal estado compromete la situación del día 29/12/2013 y descubrimos una fuerte subida de astrodinas.

astrodinas dia 29 diciembre RL

Hasta ahora hemos podido comprobar cómo han funcionado los acontecimientos en una carta natal y cuáles pueden llegar a ser los puntos de crisis importantes de una persona. Ahora bien, esto habrá marcado un antes y un después para el expiloto y gran campeón de Fórmula 1 pero siguiendo el procedimiento debería proporcionarnos datos suficientes para entender si habrá o no y cuáles serán las posibles crisis vitales posteriores.

Atacir C60

Si volvemos al dial cronográfico podemos observar cómo el atacir del C60 sobre los 51-52 años pasará sobre Saturno, planeta muy implicado en los acontecimientos que hemos observado y en su carta natal. Como el tipo de crisis producida es de naturaleza saturnina y Saturno a los 51 – 53 años puede estar muy implicado y teniendo en cuenta que se encuentra en Aries (cabeza) en un sector difícil (casa 12) podríamos conjeturar que es probable que sufra otra grave crisis en ese momento, viniendo con derivada de la subida de astrodinas que ya se producirá sobre los 50 años.

Roberto Roda

 

BIBLIOGRAFÍA

Astrología Judiciaria (Eudes Picard)

Libro conplido en los iudizios de las estrellas ( Ali Aben Ragel, Libros IV, V y VI)

Enciclopedia astrológica (Nicholas Devore)

Liber Astronomiae (Guido Bonatti)

La interpretación astrológica (Demetrio Santos)

Investigaciones sobre astrología (Demetrio Santos)

Tetrabiblos (Claudio Ptolomeo)

Sobre el efecto de la energía astral en el hombre y su nacimiento (Mariano Aladren)

[1] Existen varios tipos temporales de astrología: corto, medio y largo período. Para mayor aclaración ver artículos anterioresLeer más »

LOS CICLOS MUNDIALES Y EL LIBRO DE LAS CRUZES. LAS TRIPLICIDADES. APROXIMACIÓN PRÁCTICA A LOS IMPERIOS

Una de las cuestiones que suelen inducir a error en la conjetura astrológica es la interpretación de los signos y las causas de manera directa sin tener en cuenta que cuando conjeturamos según los ciclos o posiciones astrales lo hacemos sobre individuos o seres vivos. En no pocos casos las conjeturas se realizan desde un punto de vista moderno sin valorar el contexto y la intención con la que nacieron las técnicas astrológicas.

La astrología clásica es esencialmente predictiva y las técnicas astrológicas se enmarcan a partir de un modelo filosófico  con un paradigma basado en la observación de los movimientos celestes y los ciclos de estos pero aplicados al orden natural, lo que la hace especialmente sensible a las inercias de los seres vivos (formando sociedades y ciclos sociales o el orden natural en el que se emplazan). Y es ahí, donde en ocasiones se producen errores de aplicación, cuestiones achacables en gran medida al modelo moderno actual, mecanicista, cerrado y absolutista en sus interpretaciones, derivado del pensamiento ilustrado, que nada tiene que ver con el pensamiento clásico sobre el que se desarrollaron las técnicas astrológicas.

En esta ocasión nos detendremos en la aplicación práctica del funcionamiento de los ciclos planetarios basados en los ciclos mundiales de los grandes cronocratores, Júpiter y Saturno y su influencia social, política y cultural sobre los territorios dominantes. En el anterior artículo sobre los ciclos planetarios explicábamos los siguientes:

1).- La teoría cíclica árabe, básada en el avance de la conjunción por signos zodiacales (ciclo profeccional, Adwar o Intiha).

1.1) Al – dawr al – azam. Ciclo máximo de 12.000 años[1]. El ciclo máximo avanza cada 1.000 años solares un signo zodiacal y un planeta (regente del ciclo).

1.2) Al – dawr al – akbar. Ciclo mayor de 1.200 años. Avanza un signo zodiacal en 1.200 años y un planeta cada 100 años solares.

1.3) Al – dawr al – awsat. Ciclo mediano de 120 años. Avanza un signo zodiacal y un planeta cada 10 años solares.

1.4). Al – dawr al – asgar. Ciclo menor de 12 años. Avanza un signo zodiacal y un planeta cada año solar.

2).- La segunda teoría y quizás más conocida debido a su difusión es la aplicada por grandes astrólogos como Albumasar (Sobre las grandes conjunciones) o Alchabitius. Estas conjunciones podrían ser cuadruples:

2.1) Conjunción menor. Conjunción de Jupiter y Saturno cada 20 años. En estos períodos se producen acontecimientos de relativa importancia social

Eradelosmilenios

y natural (Por ejemplo, podemos citar el ataque de las Torres Gemelas en Nueva York en 2001 afectadas por un ciclo de conjunción menor producido en 2000), transtornos de lluvia y nieve, transtornos atmosféricos y guerras, cambios de relativa importancia en Parlametos y Gobiernos.

2.2) Gran conjunción. Se produce cada 60 años. Simboliza sublimación de Reyes y poderosos, gravedad en el abastecimiento, nacimiento de profetas de relativa importancia, enfrentamiento de ejércitos, enfermedades importantes, epidemias, sequedad, esterilidad de la tierra, incremento de huracanes y vientos, guerras frecuentes, muchas lluvias, hielo, nieve, mucho frio (fenómenos atmosféricos extremos).

2.3) Conjunción máxima. Se produce cada 240 años. Es la llamada conjunción de las triplicidades, dado que en este ciclo hay 12 conjunciones y denominada así porque las conjunciones se producen en signos del mismo elemento[2]. Indica cambios en ideales políticos o partidos, cambios en mercados económicos, pestilencias, destrucción de cosechas o incremento de bienes en función de la benignidad o malignidad de la conjunción. Indican aparición de profetas o Reyes (gobernantes o poderosos influyentes)

2.4) Milenio astrológico: En esta concluyen 4 conjuciones mayores completas cerrando el ciclo de conjunciones en cada elemento.  Se produce cada 960 años y es lo que en astrología se denomina milenio astrológico (4 períodos de 240 años). En este ciclo se producen profundos cambios en imperios y reinados, cambios profundos en climas, cambios radicales en formas políticas y económicas, fenómenos naturales extraordinarios (grandes terremotos, diluvios, etc), nacimiento de avatares y personajes históricos, cambios importantes en religiones[3].

De los diferentes ciclos planetarios utilizados en astrología mundial nos detendremos en la Conjunción máxima o de Triplicidad, que tiene una duración de 240 años y que consiste aproximadamente en 12 o 13 conjunciones de los planetas Júpiter y Saturno en el mismo elemento.

En base a estos ciclos los astrólogos clásicos observaron que aquellas culturas o civilizaciones que se encontraban en un territorio concreto sufrían cambios más o menos drásticos y en función de la duración del ciclo los cambios podían llegar a ser muy profundos. De esta manera pudieron observar que los cambios que se producían no eran solo de corte social o político sino que incluso se producían cambios meteorológicos de calado o grandes transformaciones de la tierra y el clima. En torno a estos ciclos suelen producirse cambios en ideologías políticas o sobre dinastías importantes, cambios radicales en sistemas de gobierno e influencias de los distintos territorios en función de la energía sobre la latitud dominante.

Para comprender esta cuestión mejor, extrapolado del Libro de las cruzes (texto de astrología mundial aplicado al territorio peninsular de España, 1259) y realizado durante el reinado de Alfonso X El Sabio, quedaría reflejado de la siguiente manera:

cicloconjunciones1000aos

            Se trata pues de la influencia según la duración de las triplicidades que generan Júpiter y Saturno sobre un determinado territorio en general suele ser propicio para el territorio y sus gentes, sus formas de gobierno, suponiendo un período de gran expansión en todos los aspectos. En función de esto suelen producirse trasvases de influencia social, política y cultural de unos pueblos o civilizaciones a otros. Suele tratarse de un cambio de posición de dominio que en la gran mayoría de los casos va acompañada de grandes expansiones territoriales.

            Para comprender mejor cómo funcionan las influencias de los ciclos mundiales pasaremos a ver una aplicación práctica observando los distintos cambios que se han ido produciendo en la historia reciente con algunos ejemplos claros a través de un fenómeno muy complejo en sí mismo pero sobre el que podremos ver su funcionamiento: LOS IMPERIOS.

LAS TRIPLICIDADES Y SU APLICACIÓN SOBRE LOS IMPERIOS

IMG_5124El concepto “imperio” procede del latín imperium y ha tenido varias acepciones y connotaciones, aunque las notas dominantes en el concepto parecen ser: poder y extensión territorial. Suelen englobar distintos pueblos, con distintas lenguas y casi siempre con religiones distintas. En este sentido, un imperio es una organización social y política dominante sobre otros pueblos o culturas, que suele ser inclusivo, nunca exclusivo. Se caracterizan por disponer de grandes extensiones territoriales (más de 1 millón de km cuadrados) y la cuestión más interesante es que suelen tener una duración de varios siglos.

Es aquí donde la astrología puede aplicarse, como ciencia que estudia el tiempo. Esencialmente puede verse la diferencia entr e el aprovechamiento del influjo astral del momento y que ejerce un efecto directo sobre la duración y profundidad del Imperio.

Para ello, nos centraremos básicamente en 2 tipos de Imperios que han ejercido una influencia notable sobre la historia reciente de la humanidad. El Imperio español y el Imperio británico.

Aunque algunos historiógrafos defienden la idea de que los Imperios para llegar a serlo conceptualmente deben ser inclusivos y no solo dominantes sobre vastas extensiones de territorios pertenecientes a una sola nación, sino que deben procurar un desarrollo social y cultural revolucionario y lo que es más importante, su duración e influencia se extiende como hemos indicado por varios siglos. Por esto, algunos historiadores no consideran Imperios los expansionismos no inclusivos que son perduran más allá de 50-70 años, como por ejemplo la expansión británica que tuvo 2 fases. Una fase inicial en América en el Renacimiento y la colonialista (más próxima a la idea de Imperio) del siglo XIX.

En cuanto a la influencia que Júpiter y Saturno ejercen sobre el orden natural funciona de la misma manera que el desarrollo vital de un ser vivo y por tanto su acción se basa en uno de los cuatro principales (según su período influencial) de los seres orgánicos:

IMG_5125

            Así pues los ciclos de fuego serían de fuerza atractiva, los de tierra retentivos, los de aíre digestivos y los de agua expulsivos. Dado que se trata de influencias sobre seres vivos, estas se presentan siempre según una inercia, sin cambios súbitos, ya que por lo general suelen tratarse de cambios graduales aunque observables en el tiempo.

            Conviene pues prevenir de realizar conjeturas absolutistas, con líneas divisorias demasiado encorsetadas y en exceso limitantes y condicionadas.

            Cada ciclo opera con un tipo de energía e influencia pero al tratarse de una parte del todo, siempre está relacionado con los demás ciclos, esencialmente porque lo que genera un ciclo también se muestra en el siguiente. Así, lo que genere un ciclo de fuego – atractivo, será visible en un ciclo de tierra – retentivo.

            De acuerdo con esto y para no entorpecer excesivamente el seguimiento de los acontecimientos históricos y su concordancia con los ciclos se incluye una tabla con los datos de las conjunciones desde el año -741 hasta el final de la triplicidad de agua del actual milenio astrológico.

             milenio 5

milenio 6

milenio 7

milenio 8

En primer lugar podríamos reseñar la concordancia del influjo del ciclo expulsivo o de agua con el desarrollo e influencia sobre los territorios que conforman España y que durante 3 siglos fue capaz de crear  y desarrollar un Imperio cultural, social, político y religioso, de 20 millones de km2 aproximadamente.

Si atendemos a las influencias, los territorios que conforman la Península Ibérica están situados en el Sur Occidente (tomando como referencia Europa) siendo dominantes por los ciclos de agua.

Para confirmar lo que en el Libro de las Cruzes se afirma, revisamos y cotejamos los datos históricos con las tablas de conjunciones del último milenio astrológico. A partir de aquí buscaremos fechas de eventos y acontecimientos históricos. Sabemos que los ciclos de 240 años no funcionan como entes individuales sin conexión con el resto de ciclos del milenio astrológico. En el caso del Imperio español, partimos de un hecho que comienza a consumarse en el inicio de la Reconquista de los reinos cristianos sobre los territorios ibéricos del Imperio musulmán (Califato Omeya) a mitad de un ciclo de agua (expulsivo) que gira la energía del ciclo de aire (Oriente norte) a un ciclo de agua (Occidente sur).

Es interesante observar, como el fenómeno de la Reconquista se inicia en mital de un período expulsivo en el año 722 d. C y termina hacia la mitad del siguiente ciclo expulsivo en el año 1492 d. C. (expulsión de Sefardíes y musulmanes).

Debido a que el fenómeno de la Reconquista termina en un ciclo de agua pero este período sigue activo varias conjunciones más por lo que tanto las Monarquías portuguesa y española prosiguen con su período expansivo hacia América (especialmente el sur de América, siendo en el mapa actual Suroccidente) continuando con el ciclo de energía que les favorece (hasta 1663 en el que se termina el ciclo de agua).

1662

            Y aunque la expansión española se prolonga hasta bien entrado el siglo XIX donde el Imperio colapsa, su mayor extensión de territorio se produce con la expansión hacia Norteamérica aunque este período dura muy poco tiempo pues no es zona de influencia de un ciclo de agua.

1792
Debido a que las sociedades están formadas por seres humanos y estos tienen ciertas inercias en los comportamientos, los Imperios también los tienen. Así podemos comprobar como por ejemplo el Imperio sasánida (oriente) inicia su expansión en un ciclo de fuego convirtiéndose en Imperio al final de este y expandiéndose durante todo un ciclo de tierra y aire, colapsando en un ciclo de agua.

imperio sasanida 226 651 hacia el año 620

                                         Imperio sasánida hacia el año 620 d. C.

            Es interesante ver cómo aunque para los historiadores el Imperio Romano tiene origen en el año 27 a. C., éste comienza su expansión en un ciclo de agua (Occidente sur)  donde por ejemplo la conquista de Hispania se produce en el año 218 a. C en el comienzo de la triplicidad pudiendo ya considerarse el inicio del Imperio.

roma en el 117 a c

                                                      Roma en el 117 a. C.

Para finalizar podemos comprobar de forma clara como aunque Inglaterra comienza una expansión al final de un ciclo de agua, al no estar apoyada por la influencia de la energía del ciclo dominante (el Reino Unido se ve beneficiado por los ciclos de tierra, retentivos) no explota como Imperio hasta bien entrado el siglo XIX en cuyo caso el paso del ciclo de fuego a una triplicidad de tierra le favorece especialmente.

inglaterra 1660

            Disponiendo así de la mayor extensión del Imperio británico en 1919 (triplicidad de tierra).

mayor extension del imperio britanico 1919

                       Iniciando su declive en favor de Estados Unidos de América (que sigue siendo Occidente, dominante en un ciclo de tierra) en la triplicidad actual que termina en 2020.

            En función de la conjetura y los acontecimientos históricos podemos afirmar que en astrología es peligroso conjeturar con datos de los ciclos exactos ya que al tratarse de influencias sobre seres vivos deben ser considerados con cierta inercia.

            Ahora bien, con los datos que tenemos podemos comenzar a concluir que con la triplicidad de aire que se iniciará en 2020 se podrá ver progresivamente un cambio de poder de los países o Imperios dominantes (Reino Unido en Europa y Estados Unidos de América en el todo el planeta) para trasladar el poder hacia Oriente norte (¿Moscú?).

Roberto Roda

BIBLIOGRAFÍA:

  • Al kitab Al Kamil, horóscopos históricos (Musa Ibn Nawbjat).
  • Libro Conplido en los Iudizios de las Estrellas (Alí Ben Ragel, Libro 8º)
  • Textos astrológicos (Zahel / Hermes / Almanzor / Bethen, traducción de Demetrio Santos).
  • Restaurando la Astrologia Mundial. Grandes Conjunciones (Mariano Aladren).
  • Astrología Mundial y orientalización de Europa (Mariano Aladren)
  • Lo que Europa debe al Islam de España (Juan Vernet).
  • Textos astrológicos medievales (Massahallah / Ben Ezra, traducción de Demetrio Santos).
  • Astrología Mundial (Pepa Sanchís Llacer).
  • Imago Mundi (Pierre D´Ailly).
  • Libro XXI de la Astrologia Galica de Morin de Villafranche (Traducción de Pepa Sanchis)
  • Bonatti on Mundane Astrology (Guido Bonatti, traducción de Benjamin Dykes)
  • Messahallah (De conjuntionibus planetarum / De revolutionibus)
  • El libro de los juicios de las Estrellas (Abraham Ibn Ezra)
  • Libro de las Cruzes que mandó traducir Alfonso X El Sabio (Jose A. Perez Sanchez, Ed Isis, 1930)
  • Libro de las Cruzes (Biblioteca Nacional Hispánica)
  • Astrología Mundial y orientalización de Europa (Mariano Aladrén)

P.S. Quisiera agradecer especialmente a Mariano Aladrén su disposición por trasladarme el documento de conjunciones de Júpiter y Saturno desde su ponencia de las Grandes Conjunciones que ha facilitado la conexión con los hechos históricos.

[1] En este sentido, existe también un ciclo de tradición hermética de 12.960 años dividido en 12 ciclos menores de 2.160 años en los que el Equinoccio coincide con el mismo signo del Zodíaco

[2] Fuego, tierra, aire o agua, según este orden.

[3] Los eventos son de gran magnitud porque los planetas son lentos (la velocidad influye en la profundidad) y de períodos grandes, de afectación profunda sobre grandes conjuntos sociales

LA PERFECCIÓN DE LOS NÚMEROS EL 3. LA TRINIDAD. LOS PLANOS DEL SER Y SU APLICACIÓN EN ASTROLOGÍA

En la ciencia legada por la tradición, la ciencia natural, se dan las bases de la conexión con el ser humano, con el objetivo de explicar los grandes misterios de la vida, para poder mejorar la existencia humana y elevarla a través de las vivencias de los hombres, en consonancia con el mundo en el que vive.

En este sentido, los científicos clásicos, hombres que cultivaban un gran número de ciencias, para de este modo tener una visión global y una perspectiva completa de los hechos para poder explicarlos y posteriormente pronosticarlos y llegar a estar preparados para los acontecimientos a vivir, pronto descubrieron los vínculos entre los seres vivos, entes biológicos individuales, con la naturaleza, el ente biológico colectivo que sostiene al resto de aquellos, procurándoles lo necesario para la vida y su evolución.

Así, el ser humano individual como todo aquello presente en la naturaleza, como ser viviente y transformado con el paso del tiempo, como ser perfectamente acabado y con capacidad de movimiento propio (microcosmos) se emplaza dentro del mundo natural vinculado a éste en su propio movimiento (macrocosmos).

En el primer capítulo del Asclepio, en su diálogo con Hermeshermes-trismegisto Trimegisto se observa este principio fundamental que queda patente en toda la obra del hermetismo: “el uno y el todo se corresponden recíprocamente, todo es uno y uno es todo”. Este principio se refiere a la correspondencia del todo y la parte, utilizado en diferentes disciplinas, por ejemplo la magia. Del mismo modo, en la confección del horóscopo en el instante del nacimiento cuando se comienza a respirar, se puede ver reflejada la vida y las características del individuo. Así un instante de tiempo (parte) se convierte en el reflejo de toda la vida del individuo (todo).

Así Hermes hablando de la reciprocidad universal en el Asclepio comenta:

“Y el aliento vital, que llena todo el Universo, se entremezcla con todos los seres y los vivifica”. Esta idea del aliento vital está muy relacionada con la cosmología de Asclepio: “A través del Aliento vital son puestas en movimiento y dirigidas todas las especies del Cosmos según la naturaleza que Dios asignó a cada una”.

Alrededor de esta idea gira gran parte de la filosofía egipcia y hermética aplicada al ser humano y su biología. En textos anteriores hemos explicado la importancia de la Luz como elemento clave y principal de la ciencia clásica, a partir del cual se da inicio al Macrocosmos y el Microcosmos, generando el movimiento.

Así el aliento vital queda impregnado de ésta dando vida a los seres y la naturaleza. Como ejemplo podríamos indicar las divisiones del horóscopo en 36 decanos en grupos de 3 por signo zodiacal. A partir de aquí se trata sobre el orden que existe en el Cosmos y se puede apreciar la importancia del 3 en el desarrollo de las teorías filosóficas y su aplicación práctica en el mundo y el ser humano. Si la Luz, como elemento transmisor de la voluntad divina y providencial se imbrica en el ser humano a través del aire y lo que más adelante explicaremos como el “Aliento vital”, ésta puede ser estudiada en función de la energía que transmite y su división en planos sobre los que opera.  Esto no es ajeno a la observación física directa, pues podemos comprobar como todos los cuerpos tienen 3 dimensiones espaciales. Así en el Asclepio se trata sobre el orden que existe en el Cosmos y que lo cohesiona: “Por tanto, Destino, Necesidad y Orden son, los 3, las mayores de la Voluntad de Dios, que gobierna el Cosmos mediante su ley y de acuerdo con su Divino proyecto”[1]. Aplicación práctica en la física también comprobada, ya que, la primera figura geométrica con área que se forma es el triángulo completada con el movimiento, fundamentado en el círculo, formando el mundo que conocemos, desde las 3 dimensiones espaciales y el tiempo, elementos básicos del Cosmos. El movimiento circular entonces es consustancial a este orden: “Pues en esto consiste el proceso cíclico, la razón de la circularidad, que todas las cosas estén encadenadas de forma que no se distinga el principio, si existe, de la rotación, pues todo está, a la vez, antes y después que las demás cosas” (Asclepio 40, 20). En función de la conexión de los seres vivos biológicos del todo y la parte, nacen los vínculos del ser humano (microcosmos) con el mundo natural y el Universo (Macrocosmos) sustanciado en los 3 vinculos fundamentales: Luz (espíritu animal), aire (espíritu vital), alimento (espíritu natural).

Del mismo modo, los 4 elementos naturales (fuego, aire, agua y tierra) están separados por 3 espacios intermedios que los conecta:

Tierra-agua (Necesidad)

Agua-aire (Armonía)

Aire-fuego (Obediencia)

De la misma forma, para la tradición griega, el alma está intregrada por 3 partes:

Razón (logistikon)

Coraje (thymikon)

Deseo (epithymetikón)

Para estos, el alma está compuesta de 3 acordes musicales (Dia passon, Dia tesaron, Dia pente)

Por tanto, si la parte está relacionada con el todo y el todo con la parte, la correspondencia Microcosmos – Macrocosmos debe estar presente en allá donde nos dirijamos: “Ellos fueron los que, tras aprender de Hermes que el Creador ordenó a las cosas de abajo estar en simpatía con las de arriba, instituyeron en la Tierra las funciones sagradas como exacta prolongación de los misterios divinos”.

Estos preceptos son coincidentes con los aforismos descritos sobre la Tabla Esmeralda, atribuidos a Hermes: “Lo que es abajo es como es lo que es arriba, y lo que es arriba es como lo que es abajo, para los cumplimientos de los milagros del Uno”.

Así pues, lo que vemos arriba (Macrocosmos) debe poder explicarse a través de lo que vemos abajo (Microcosmos) y viceversa. De ahí Michael_Servetus-kzWF-U201259318121HxG-620x450@abcque podamos observar como desde la Luz (color blanco) nacen los 3 colores básicos primarios y de la combinación de éstos los 12 colores fundamentales. Por extensión, 3 planos de energía fundamentales, sostenidos por 3 vinculos esenciales (Luz, Aire, Alimento) y éstos vinculados a 3 sistemas orgánicos básicos en el ser humano: nervioso, pneumático-circulatorio, digestivo.

Desde esta perspectiva debemos citar un ejemplo fundamental, de un genio, astrónomo, médico, astrólogo, cartógrafo y teólogo: Miguel Servet, quien buscando una explicación teológica al “Aliento vital” y su aplicación en el ser humano, descubrió la circulación menor de la sangre, la circulación cardiopulmonar.

En una apasionante disertación en base al 3, Servet aplica el conocimiento hermético y la astrología en el texto de contestación a Calvino y a su Institución de la Religión Cristiana, con su Christianismi Restitutio (Restitución del Cristianismo), relacionando el modelo natural del que nace la ciencia astrológica y que comparte con los preceptos básicos de la Religión Cristiana relacionada con el 3: La Trinidad Divina. Expuesta desde 3 proposiciones. De ahí que pueda considerarse (además de por otras cuestiones) que la Religión Católica es fundamentalmente solar (el Sol como canalizador de la Luz Divina).

En este sentido Servet explica la afirmación católica: “el que me ha visto[2], ha visto al Padre (Juan 14,9)”. Igual que un círculo dentro de otro círculo. (Los 2 tienen en común el número PI, aunque de distinto tamaño). En este caso PI representa la esencia que les es común, El Espíritu Santo (Ley de la analogía).

En la antigüedad los clásicos lo explicaban por un espejo roto, en el que cada trozo refleja la misma imagen que cuando estaba entero, de ahí la correspondencia del todo y la parte (Macrocosmos-microcosmos) , principio fundamental de la astrología y esencia filosófica de su aplicación práctica: Como es arriba, es abajo. Así se explica la correspondencia entre el todo y la parte. Se da la misma situación que si viendo el círculo pequeño (Jesucristo) se viera el círculo grande (Dios Padre), ya que en los 2 aparece el número PI (Espíritu Santo), que es la sustancia que lo envuelve.

De esta manera se puede comprobar como el 3 es muy importante por los paralelismos que nos encontramos. En el Vía Crucis pasional, las escrituras nos hablan de 3 caídas en la Via Dolorosa, en el Evangelio se describe como Pedro niega 3 veces a Jesús (Mateo 26:69-75; Lucas 22:54-62), o los 2 acompañantes de Jesús en la crucifixión (Dimas y Gestas) que con Jesús de Nazaret forman 3.

Por la Ley de la analogía se puede explirestitutiocar de esta manera la geometría de los cuerpos en torno al 3: Macrobio en “Comentarios al sueño de Escipión” asegura que todos los cuerpos son o cuerpos matemáticos, creaciones de la geometría, o bien cuerpos susceptibles de ser vistos y tocados. Los primeros presentan 3 niveles de desarrollo, la línea se proyecta a partir del punto; la superficie a partir de la línea, y el sólido a partir de la superficie. Los otros cuerpos, por el contrario, a causa de la cohesión  que les confieren los cuatro elementos[3], se unen con concorde armonía en la solidez de una sustancia compacta. Al igual que, todos los cuerpos tienen 3 dimensiones: longitud, anchura y profundidad. De aquí la importancia de la unión del 3 con el 4.

Consecuentemente, si la energía principal y esencial parte del Uno y pasa a los cuerpos a través del camino del 3 podremos explicar los 3 planos energéticos básicos a través de 3 sistemas fundamentales de energía correspondientes en el Ser humano:

Mente – Alma

Pneuma – Espíritu – Corazón

Instinto – Elementos

El Aliento vital y su inclinación al 3

Desde el mundo antiguo siempre ha existido una especial inquietud para saber cuándo se producía la entrada del alma (o más exactamente el espíritu) en el cuerpo porque ese momento debía estar marcado o indicado de alguna manera. Ese será uno de los pilares de la investigación teológica de Miguel Servet y que a la postre le llevaron a descubrir la circulación menor de la sangre, es decir, buscando una explicación teologicoastrológica se tropezó con un descubrimiento médico. Este momento se ha buscado en todas las civilizaciones antiguas  como punto de partida de la vida de un ser humano. Así Miguel Servet buscaba el “Aliento vital”, algo que los hindúes llaman Prana o los griegos llamaron Pneuma. Momento que los egipcios también buscaban al calcular el horóscopo (lo que actualmente llamamos Ascendente[4]).

Según esta teoría en el momento del nacimiento la parte mística, sutil que no forma parte del cuerpo viviente únicamente sino que egipcioconecta con el alma y la Divinidad, a través del aire llega a la sangre en la primera inspiración del recién nacido del aire externo cargado con la luz divina que le infunde el espíritu (Pneuma o aliento vital). A través de la sangre llega al corazón, de ahí que la mayor sensibilidad del cuerpo se le conceda al corazón que alberga la Luz Divina en mayor medida produciendo el movimiento de la sangre (sistema circulatorio esencial para la vida) y transportando la Luz Divina al resto del cuerpo iniciando el tiempo fundamental del ser viviente a través del movimiento, provocando a partir de aquí el movimiento del sistema pneumático o respiratorio.

De esta manera, observamos como del plano sensible energético central (el mental conecta con el alma y el instintivo con los elementos directamente) se divide en 2 al entrar en contacto con la parte sensible del individuo (Aire – sistema pneumático / Agua – sistema circulatorio).

La base del sistema energético dividida en 3 planos también podremos observarla en culturas y civilizaciones tan importantes como la hindú, que en la ciencia ayurvédica dividen los planos en 3 doshas (humores) o Tridosha: Vata, Pitta, Kapha.tridosha

 Como más adelante veremos, podremos enlazar estos 3 sistemas básicos, planos  o doshas con 3 sistemas orgánicos diferentes, esenciales para la vida, vinculados a los 3 funcionamientos orgánicos fundamentales del ser humano.

Estos vínculos con la perfección de los números nos los podemos encontrar en el mundo clásico en todas las ciencias y en todos los ámbitos: la medicina, la astrología, las matemáticas, la geometría, la teología, la biología, la arquitectura, la escultura, la pintura, etc.

Otro ejemplo claro que podemos encontrar con el 3 es la representación tan conocida de Leonardo Da Vinci (La última cena), que muestra los grupos de Apóstoles por tríadas, resaltando las triplicidades. Y un matiz que se observa en el cuadro, como son 3 ventanales a los lados de Jesús de Nazaret por donde entra la luz, como alegoría cristiana de los 3 elementos básicos de la Religión católica: Padre, Hijo y Espíritu Santo que forman parte de la Luz Divina.

Según la tradición hermética de los 4 elementos que conforman el Macrocosmos (Mundus Maior) y el Microcosmos (Mundus Minor), en el Todo y la parte, el fuego y el aire, son elementos más sutiles que el agua y la tierra, de ahí que Servet busque en el fuego y en el aire la sustancia constitutiva del Alma que se adaptará al cuerpo en el nacimiento, a través del Aliento vital. Así, en el Restitutio Servet explica porqué los 3 elementos superiores (fuego, aire y agua) son más sutiles que la tierra, que es el elemento que sostiene a los demás.

De esta manera en la Teología se aplica a la energía a la que debe tender un individuo en su proceder para elevar las virtudes cardinales propias del ser humano, hacia las virtudes más sutiles y más elevadas, las virtudes teologales y que son 3: Fe, Esperanza y Caridad.

De esta manera podremos organizar y vincular las energías con las ciencias clásicas:

        Prima Causa                             Primun Mobile                    Octava Esfera

        Fe                                              Esperanza                                            Caridad

      Teología                                      Astrologia                                            Filosofía

Y del mismo modo los clásicos atendiendo a esta forma de organización del orden natural organizaron las artes liberales. Especial atención para el caso que nos ocupa daremos al Trivium, o las 3 artes de la Elocuencia, que se asocia al Logos, la palabra divina: El verbo. A través de 3 caminos:

Gramática: Comprende los hechos

Dialéctica: Habilidad de razonar la relación de los hechos

Retórica: Habilidad de la expresión efectiva (figuras lingüísticas), la aplicación de los     hechos y la relación entre ellos.

Cada grupo, se divide en 3 subgrupos en otras tantas formas conceptuales. Y es aquí donde además a través de las ciencias del mundo clásico, la escultura, la arquitectura, la música, la perspectiva, la filosofía, la pintura… utilizadas sutilmente, se puede conseguir el acceso a la magia del 3, o la Divina Proporción.

Por tanto, no es casual que el mundodivina proporcion clásico haya “copiado” del orden natural macrocósmico la forma de organizar nuestro mundo, a imagen y semejanza en el microcosmos humano.

Pero la energía debe ir canalizada, vehiculada; y es en este ámbito precisamente,  donde debemos buscar el orden, a través de La Luz. Así lo podemos comprobar en el Christianismi Restitutio de Servet: “Si por medio de la deidad que hay ahora en cualquier cosa puede crear Dios un mundo enteramente nuevo y manifestarse a través de ella hipostásicamente, ¡Cuánto más por la deidad de Cristo!, Si como hemos dicho hace poco, Dios toma de sí mismo la figura y la sustancia de todas las cosas, ¡Cuánto más la figura y sustancia de Cristo!”. “Sin cambio alguno de su parte, Dios puede aquí y ahora manifestársenos visible y palpable, en una forma cualquiera, ya que contiene en si esencialmente todas las formas y todos los cuerpos. Pero la forma de Cristo la estableció la primera en su pensamiento eterno, como manantial de vida, y nos la puso de manifiesto tanto en la creación como en la encarnación”. La Luz por tanto, será la que contenga esencialmente la forma sustancial de todos los cuerpos. “Propio de la Luz es no solo expresar naturalmente la idea, sino contener sustancialmente la forma sustancial (Restitutio). Y es ahí donde se introduce la Luz del sol como vehículo esencial de la Luz Divina que engendra los seres y los planetas, como elementos que reflejan la luz del sol y que operan según la energía determinada por el espectro cromático de la luz reflejada de éste. A través del Aliento vital (la Luz Divina imbuida en el aire que respira), el espíritu que encarna la parte sensible del nacido pasa desde los pulmones a la sangre y de aquí al corazón, que será a la postre la sede del Aliento vital[5]. Así los egipcios representaban el Aliento vital como una cruz ansada, y que aparece en el extremo de los rayos con forma de manos que salen del Sol pero dirigidos a la nariz, que puede ser traducida como horóscopo y será en el momento en el que el feto comience a respirar cuando entre el alma y se configure el esquema u horóscopo o carta natal. Es a partir de aquí cuando se introduce el texto a la circulación menor de la sangre: “Suele decirse que hay en nosotros 3 espíritus formados de la sustancia de los 3 elementos superiores: el natural, el vital y el animal”. (Restitutio, 169)(Son los 3 pneumas o pneumata en griego, los 3 espíritus en el latín, o  los ruaj para los hebreos). Y es aquí donde podemos realizar la conversión al lenguaje astrológico: Los 3 espíritus están relacionados con 3 energías básicas planetarias y 3 sistemas orgánicos esenciales que se emplazan en cada uno de los planos energéticos del ser humano.

Espíritu natural                   Espíritu vital                                 Espíritu animal

      Hígado                                 Corazón                                            Cerebro

Sistema digestivo     Sistema circulatorio y resp.       Sistema nervioso

     JÚPITER                                           SOL                                        MERCURIO

3

 

 

 

Por esto es que se pueda afirmar que las transformaciones espirituales si deben producirse en alguna parte del organismo, estas deben darse en el corazón. Y de aquí parte la idea de considerar el corazón como la localización de la divinidad en el cuerpo humano como algo común a una gran mayoría de culturas.

De esta manera, el momento fundamental  para la realización de la carta natal es el él los pulmones y se pone en marcha la circulación menor de la sangre, la circulación cardiopulmonar. Y en ese preciso instante ocurren una serie de cambios muy importantes en el recién nacido, como el cierre del Foramen oval y los cierres de los Ductus arterioso y venoso, produciendo la separación entre las cavidades derechas que llevan la sangre venosa rica en CO2 y las cavidades izquierdas que llevan la sangre arterial rica en O2. Es este hecho precisamente, que sea el aire el que penetra en los pulmones y por tanto en la sangre al nacer, el que se busque para levantar el horóscopo y la tendencia vital del recién nacido queda reflejada en ese instante y que dé tal relevancia a este elemento.

Precisamente una aplicación que se realiza actualmente como vestigio de la búsqueda del Aliento vital y la consideración de la diferencia entre aquel que ha recibido el espíritu a través de la Luz divina imbuida en el aire al respirar por primera vez y aquel que aún no ha nacido y por tanto no ha recibido el influjo de la Luz divina y el espíritu, se encuentra en la aplicación del Derecho. Así en el Código Civil se diferencia el recién nacido (vivo) que cuenta con todos los derechos individuales de cualquier ser humano y sin embargo existe una figura jurídica para definir aquél que nace pero que no lo hace con vida: el “nasciturus” o concebido pero no nacido (con vida), que no goza de los derechos de un niño o niña recién nacidos y que sea cual sea su tiempo de vida, si goza de los derechos individuales de cualquier persona.

Roberto Roda

 

BIBLIOGRAFIA

  • Comentarios al Sueño de Escipión (Macrobio)
  • Astrología y hermetismo en Miguel Servet (Tesis doctoral de Francisco Tomás Verdú Vicente)
  • La tabla esmeralda
  • Arte Breve (Ramón Llull)
  • In Quendam medicum apologetica disceptatio pro astrologia (Miguel Servet)
  • Tarot de Mategna
  • Cristianismi Restitutio (Restitución del Cristianismo, Miguel Servet, traducción de Ángel Alcalá)
  • Summa Teologica (Sto Tomás de Aquino)
  • Divina Proportione (Luca Pacioli)
  • La astrología se fundamenta en el modelo natural (Mariano Aladrén)

[1] Aquí se muestra uno de los pilares de la ciencia astrológica, que fundamenta su acción desde la perspectiva de la existencia de un plan prestablecido. Conocerlo para actuar en consecuencia es uno de los objetivos de esta ciencia.

[2] Pasaje bíblico atribuido a Jesús de Nazaret

[3] Aquí el cuatro también contiene al 3 esencial, o la energía pura fundamental, sin embargo lo hace conferida en un cuerpo, en él introducida y con el que interacciona, de ahí que la energía en un cuerpo (la naturaleza) de lugar a los 4 elementos.

[4] El término deriva del griego “ὥρα” (horus, “hora”), y “σκοπέω” (skopeo, “examinar”), de ahí que los egipcios buscaban saber la hora al examinar el nacimiento.

[5] Cita de Servet en el Restitutio sobre los capítulos del Génesis para comprender el Aliento vital: “Formó, pues, Jehova Dios al hombre del polvo de la tierra, y alientó en su nariz solplo de vida; y fue el hombre en alma viviente” (Gen. 2,7). ¨Todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices, de todo lo que había en la tierra, murió”. (Gen. 7,22). “Dios respiró en las narices de Adan el alma, a la vez que un soplo de aire, por eso depende de él”. (Is. 2; Sal. 103). (Restitutio, 168).